Lehmann, un pueblo con historia

Lehmann, un pueblo con historia

Lehmann

Teniendo en cuenta la impecable tarea del historiador y escritor lehmense, Hugo Rodolfo Birchner, en “Lehmann, mi pueblo añorado” Tomo I, a partir del año 1877 se produjo en la provincia de Santa Fe un fuerte movimiento inmigratorio, lo que dio lugar al nacimiento de gran cantidad de colonias.
En muchas de ellas no fueron cumplimentados previamente los requisitos fijados por las leyes respectivas, siendo muy probable el asentamiento de familias aún antes de que las tierras fuesen mensuradas y cumplimentados todos los aspectos legales, lo que imposibilitó con el correr del tiempo, poder conocerse con exactitud las fechas de fundaciones. Tal es el caso de Lehmann, que a pesar de la cuidadosa investigación realizada, no fue posible determinarla con exactitud.
No obstante, una “fe de bautismo” da cuenta de que en 1881 ya había gente establecida en la zona, lo cual se ve confirmado a principios del año 1882 con el nombramiento de un Juez de Paz para varias colonias, entre las cuales se menciona a Lehmann, claro reconocimiento oficial de su existencia, y que además contaba ya con la suficiente cantidad de familias, como para que se hiciese necesaria tal designación.
Ante una consulta formulada por la Comuna de Lehmann al Archivo General de la provincia de Santa Fe, relacionada con la fecha de fundación, la directora de dicho organismo, J. Catalina Pistone, arribó a la conclusión de que “el pueblo de Lehmann, fundado por Don Guillermo Lehmann, posee su primer antecedente en la designación del primer Juez de Paz, por Decreto del Poder Ejecutivo del 21 de marzo de 1882. Al no existir un acto formal de fundación de la localidad, debe tomarse como punto de referencia el primer hecho importante para su historia, pero al mismo tiempo se puede elegir la celebración del Santo Patrono a semejanza de otras localidades, es decir, el 25 de junio de 1881”.

San Guillermo, el Santo Patrono

Guillermo de Vercelli (Vercelli, 1085 – Goleto, actual Sant’Angelo dei Lombardi, 25 de junio de 1142), también conocido como San Guillermo Abad, fue un monje fundador de monasterios y comunidades, entre ellos la congregación de Montevergine (Monte Virgen).
Venerado como Santo por la Iglesia Católica, su festividad se celebra el 25 de junio. Pío XII lo proclamó Patrono de Irpinia.
Las fundaciones y el estilo de vida de Guillermo de Vercelli se enmarcaron en el clima de renovación monástica característico del paso del siglo XI al XII. El programa de vida expuesto por Guillermo a sus discípulos de Montevergine podría resumirse en su frase:
“Soy del parecer, hermanos, que trabajando con nuestras manos nos ganemos la comida y el vestido para nosotros y para los pobres”.
Guillermo de Vercelli nació en el norte de Italia en 1085, en el seno de una familia noble. Se conocen pocos detalles de su nacimiento e infancia, pero en su juventud tornó en ejemplo de mortificación.
Siendo aún joven, hizo la peregrinación a Santiago de Compostela, práctica muy popular en aquel tiempo. Sin embargo, él la habría realizado de modo poco común: se cargó con cadenas de gran peso, que casi no podía arrastrar, penitencia que completaría al no probar bocado durante su peregrinaje.
Vuelto a Italia, se dirigió a la cadena montañosa de Partenio que domina Avellino, para establecerse en una de sus cimas, un lugar despoblado a unos 1.300 msnm al este de Nápoles llamado Monte Virgiliano. Allí practicó una vida eremítica durante algunos años. Luego se le unieron algunos discípulos, entre ellos sacerdotes, que construyeron celdas y participaron de la edificación de una iglesia dedicada a la Virgen en 1124, y más tarde un monasterio al que Guillermo dio el nombre de Montevergine (Monte Virgen).
La afluencia de fieles fue ocasión para que los sacerdotes ejercieran su ministerio pero Guillermo, buscando la soledad, se alejó de Partenio hacia 1128. Se estableció en la llanura de Goleto en los límites de Campania y Basilicata. Allí comenzó una nueva experiencia monástica, un monasterio doble integrado mayormente por mujeres. Fundó otros varios de la misma regla aunque tampoco en Goleto permaneció de forma estable ya que viajó a Apulia en varias oportunidades. Finalmente murió en Goleto, hoy Sant’Angelo dei Lombardi, el 25 de junio de 1142. Su cuerpo permaneció en Goleto hasta 1807, año en que fue trasladado a Montevergine.

La veneración

La veneración de Guillermo de Vercelli se inició en los monasterios de su propia congregación, y se extendió gradualmente a la diócesis de Vercelli y a todo el reino de Nápoles. En 1785, el culto se generalizó en toda la Iglesia católica. Su festividad se celebra el 25 de junio.
En 1942, Pío XII proclamó a Guillermo de Vercelli Patrono de Irpinia.

Fuente: Diario Castellanos

Arriba