Con el sello de Ataliva se desarrolló la 32° Fiesta Nacional del Chorizo

Con el sello de Ataliva se desarrolló la 32° Fiesta Nacional del Chorizo

Ataliva

Unas cinco mil personas colmaron la 32ª edición de la Fiesta Nacional del Chorizo, que encontró en las inmediaciones de la plaza central un espacio formidable para su desarrollo. La gratuidad del ingreso le devolvió un carácter multitudinario, poniéndole el marco que años atrás la convirtió en uno de los clásicos de la región.

Finalmente, el clima guiñó su ojo. Y vaya si lo hizo. Tras un par de suspensiones consecutivas el fin de semana anterior, las condiciones para el desarrollo de la trigésimosegunda edición de la Fiesta Nacional del Chorizo fueron las ideales en la noche del viernes en Ataliva. Y así lo entendieron las cinco mil personas que no dudaron en hacerse presentes, dándole un marco imponente al tradicional evento. Mucho incidieron las decisiones de los organizadores para la versión 2017 de la Fiesta.
Primero, fue clave trasladarlo a un escenario prácticamente inédito: las inmediaciones de la plaza central del pueblo, donde la gente eligió acercarse en multitud. Para ello también fue determinante la gratuidad de la actividad que en tiempos donde la economía se observa resentida, le permitió a cientos de familias atalivenses y de toda la región no perderse la cita.
En ese sentido, durante su breve discurso la presidente del club Deportivo Independiente, Paola Sudano, destacó la gran cantidad de participantes, a quienes les agradeció por devolverle la popularidad al evento y hasta pidió disculpas por los inconvenientes que pudo haber producido el corrimiento: “es la primera vez que decidimos mover la Fiesta de las instalaciones del club, donde todo está muy aceitado, pero traerla aquí era todo un desafío”, dijo. Sin embargo, la coordinación estuvo impecable y no se registró ningún inconveniente.
A Sudano la acompañaron, entre las principales autoridades, el presidente comunal, Fabio Sánchez, el senador provincial, Alcides Calvo e incluso el Ministro de Obras Públicas santafesino, Pedro Morini, quien el viernes había estado recorriendo diferentes puntos de la zona, entre ellos la obra del Nuevo Hospital de nuestra ciudad.
Los chicos y jóvenes de los grupos de danza locales, con la presencia también de la comparsa del pueblo, le pusieron ritmo y color a la noche desde el escenario, en lo que fue el primer espectáculo. Seguidamente fue el turno de El Súper Fantástico, compuesto también por artistas oriundos de la localidad -aunque con una dilatada trayectoria en toda la Provincia- y que no solo hicieron bailar al público sino que aprovecharon la ocasión para presentar su nuevo CD.
La cumbia santafesina siguió sonando en la noche de Ataliva con los jóvenes rafaelinos de Te Suena, que antecedieron a uno de los grandes atractivos de la velada: desde Córdoba, “Cristian Reynoso y la Banda del Efra” propusieron un emotivo tributo a Gary, con varios temas del emblemático cantante cuartetero, pero también una larga lista de temas propios. Su presentación redundó en aplausos y en positivas repercusiones.
Finalmente la cumbia volvió a copar la noche con dos de los grupos más convocantes del género, ambos nacidos en la capital provincial: primero, La Contra y luego Los Llamadores.
Entre cada show, hubo palabras de las autoridades, entregas de presentes y el reconocimiento a la Reina de la Fiesta Nacional del Chorizo del año anterior -para esta edición los organizadores decidieron respetar la nueva legislación provincial que busca erradicar la Violencia de Género y no se realizó una nueva elección-.
Asimismo, otro de los puntos destacados del evento fue nada menos que el sorteo de un chorizo artesanal con una medición histórica: más de dos metros y medio de largo, obra y arte que destaca la predisposición y el esmero de los especialistas del pueblo.
Era momento de que Ataliva vuelva a estar en el centro de la escena regional y hasta provincial con su tradicional Fiesta. Y vaya si lo hizo, colmando su plaza con miles de personas que eligieron burlarse del destino y sus avatares climáticos, para aplaudir de pie un evento bien propio.

Fuente: Diario Castellanos

Arriba